viernes, enero 12, 2018

Ingresos económicos de negocios en Las Violetas han caído hasta en un 50%; 9 establecimientos ya cerraron


Por: Lizeth López Velarde

En septiembre del 2017 dueños de los negocios en Las Violetas denunciaron que se había implementado un operativo que había violentado los derechos humanos tanto del personal que labora en la Zona de Tolerancia como de los clientes, a partir de ahí el hostigamiento por parte de la gendarmería no ha cesado lo que ha llevado a que 9 negocios hayan cerrado sus puertas, mientras que aún siguen abiertos reportan una disminución de hasta el 50 por ciento en sus ingresos.

Lo anterior fue dado a conocer por Javier Manuel Moreno Gómez y Davis Michael Molina Donoso, dueños del establecimiento “Touch”.

Manuel Moreno comentó que “los retenes no son ni municipales ni estatales, son federales con gendarmería, los oficiales llegan directamente a la Zona de Tolerancia, hacen rondín y espantan a la gente, vienen más los fines de semana, y por eso los clientes ya no vienen, son tres o cuatro camionetas las que entran, y eso espanta a la gente”.

“El fin de año que es un temporada buena para la Zona, no fue lo mismo que otros años. Muchas chicas prefieren irse a sus casas, por que no hay mucha gente”.

Detalló que antes de esta situación tenía trabajando a 15 bailarinas, y ahora sólo puede tener a 6 y la situación se sigue complicando.
El "Touch" de los pocos establecimientos que continúan abiertos

Mencionaron además que las bailarinas o sexo servidoras que ya no trabajan en la Zona de Tolerancia, se han tenido que reubicar en las famosas “loncherías” en la ciudad de Aguascalientes, en donde no existe un control sanitario, lo que representa un foco rojo para la población en general.

Entre los exámenes médicos semanales y los análisis, son alrededor de 1200 pesos mensuales lo que cada mujer que trabaja en la Zona de Tolerancia tiene que pagar, mientras que en estos lugares clandestinos anunciados como “loncherías” trabajan libremente sin tener que pagar nada a las autoridades.

De igual forma indicaron que además de la costosa licencia, cada propietario debe  pagar 23 pesos anuales para el refrendo, y que además el costo del estacionamiento es de 80 pesos, lo que representa fuertes ingresos para la administración municipal, mismos que no se ven reflejados en mejoras al interior de la Zona de Tolerancia.


Por su parte, Davis Michael Molina Donoso reconoció que tras el incidente en septiembre, sostuvieron un diálogo abierto con la autoridad municipal, incluso agradeció la apertura tanto de la alcaldesa Tere Jiménez, como del titular de Reglamentos José de Jesús Aranda, de Ricardo del Bosque coordinador de operativos y verificadores, y de la propia delegación Morelos, toda vez que existe presencia las 24 horas de personal municipal para la revisión de los clientes, lo que evita que puedan ingresar con drogas al lugar, y dijo, han estado trabajado en conjunto.

“La seguridad es muchísima por parte de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, se le revisa muy bien a la gente, que no entren personas con drogas, con armas blancas, que no entren menores de edad”, dijo.


“Que le pongan más atención a la Zona de Tolerancia, se les va a salir de las manos, las sexo servidoras van a salir a las calles, y es lo que no queremos, la sociedad hidrocálida no quiere eso y se va a convertir en un problema muy grande, por eso se hizo una Zona de Tolerancia”, finalizó Davis Michael Molina Donoso.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario